23 sept. 2016

El Capitán.

Título:  El Capitán.
Banda:
Tokio Hotel
Parejas:
Bill-Tom. Tom-OriginalFemenino.Bill-Original femenino.
Género:
Slash, Lemon, Lime, incesto no relacionado.
Advertencias:
Contenido Adulto.
Clasificación:
Fiction Rated M (16+)
Completo: si

Resumen:
Esta es historia de un chico, el cual su nombre es Bill. Su padre es un famoso diseñador y su madre lo abandonó cuando tenia 16 años de edad, era hijo único. Bill era un chico muy social, simpático, vestía muy bien pero se enamora..y se da cuenta que el amor no es como lo pintan, que nada es lo que parece ser detrás de esos ojos color café.


Narra Melany :

Me encontraba frente a la ventana, era un día helado uno de esos que no deseas salir de la cama jamás, su cabello rubio lo delataba en cada lugar donde acostumbraba a pasear,yo lo observaba algunas de las veces cuando pasaba caminando por la cercania de mi casa, tenía auriculares puestos de vez en cuando y a veces iba tarareando una canción, sus ojos perfectamente delineados y su ropa era de diseñador, era muy coqueto y muy hermoso, lo que llamaba la atención de chicas y chicos más de uno se quedaba idiotizado o deseaban ser su amigo o más que eso, ahi estaba yo..la niña invisible, él era atento siempre simpático, su sonrisa era lo mejor del mundo aún recuerdo la primera vez que me saludó fue un momento único .
Bill -hola! Mucho gusto!- Me dijo y extendió su mano tan amable y carismático como acostumbraba a ser con todos, yo quede boquiabierta pero correspondi al saludo automáticamente sin enseñarle señas de nerviosismo, era terriblemente guapo,no cabía duda.
Conforme pasaron los dias, me encontre con un chico en el GYM , tenia aspecto de rapero, su ropa era un poco ancha y era musculoso un ganador engreído sin duda alguna. A veces me lo quedaba viendo, sudaba mucho en la bicicleta, su rostro ..sus ojos café claros me enloquecían aparte de su cuerpo y sus músculos.
Una vez me lo encontré frente a frente, debía pasar por la puerta y él se adelantó me miró con esos ojos, esa mirada que parecian comerme viva.. Jugueteó con su piercing y yo no supe como reaccionar ante esa seducción, me acorraló con sus brazos no sé como lo hizo, mi cara de idiotizada al verme de esa manera sólo me hizo quedar inmóvil ante aquella acción del chico
-¿Que hace una mujer tan preciosa por éstos lugares? Y me miró coqueto además de guiñarme un ojo me sonrió travieso y de lado.
-v..venía a ejercitar..me – le dije tartamudeando, tenia una voz muy sexy que me intimidaba.
-Mmm.. –
Luego de aquél sonido se acercó a mi cuello con sus labios presionando un suave y corto beso que me hizo jadear bajo, comenzó a deslizar su lengua por la piel expuesta de mi cuello que me hizo estremecer y jadee, sus manos se estaban colando justo por detrás de mis muslos bajándolas un poco más para poder así estrujar mis nalgas con ganas..Solté otro jadeo agudo pero eso logro que él me dejara una mordida con ganas pero leve, luego él se separó al instante de mí porque estabamos en el GYM y no podía atreverse. Me dejó a la fuerza pero con cuidado, un papelito abriendo una de mis manos, me sentía avergonzada por lo que había hecho hace minutos atrás y mi rostro ardía de vergüenza..su rostro de satisfacción me lo decía todo.
Ya me encontraba en mi casa, había abierto la nota, y vi su número de teléfono con curiosidad , habia una leyenda “Llámame, muñeca” yo dudé por un momento pero lo llamé por pura curiosidad ¿que quería?
Así que marqué ése número y.. Ahí estaba su voz
-Hola dónde nos podemos encontrar?- me dice en tono seductor-
– Eeeh.. En un parque? -le digo claramente con nerviosismo.
-después de las once ¿te gusta? – sigue teniendo su tono seductor
-Eeh si, por mí está bien- Mi pulso se estaba acelerando,¿ Tom me estaba invitando tal vez a una cita?
-Te espero muñeca-
Después de aquello me corta.. Pff engreído! -bufé haciendo pucheros cruzada de brazos, ¿que planea? ¿Una cita? ¿Y si me invita a salir con él? ¿Y si .. Niego repentinamente ante mis estúpidos pensamientos, después río un poco,ya no sabía como sentirme, decidí tomarme una rápida ducha..

Narra Tom:

Mujeres no me faltaron nunca, cada noche traia una diferente a mi cama,sólo era sexo después de todo ninguna se quejaba que lo hacia mal, siempre volvian por más, las traia locas! me encantaba ir al Gym sólo a fortalecer mis músculos ,ver y coquetear con mujeres o una que otra ingenua.. mierda, soy tan sexy ..me gustaba comer comida rápida tanto como el sexo, y ver una buena porno no estaba nunca mal. Siempre me dije que la seguridad era lo primero por eso es que los condones nunca me faltaban..pero no me hablen de amor, no puedo creer que la gente viva de eso, es tan patético! Solamente es una escusa para que no se alejen de al lado de alguien y lo que menos quisiera hacer sería atarme a alguien.
Ahí estaba yo, tirándome a la chica que conocí en el GYM, sus ojos se perdieron en los mios, quiero decir, en mi hermoso cuerpo, la habia acorralado y provocado, por un momento me habia imaginado a la sumisa perfecta y habíamos quedado en vernos, ella aceptó ..la traía con ganas y eso era notable.

Narra Melany:

Me estaba duchando, al mismo tiempo que pensaba en él, queria verlo cuanto antes,me había ilucionado mucho a decir verdad. Unos minutos más y estaba en mi habitación eligiendo ropa casual para mi primer cita, estaba feliz y al mismo tiempo nerviosa,mi cabello lo había dejado suelto, había pintado mis labios color rojos y había retocado mis ojos un poco de color negro. El jean, me estilizaba mi figura,me dejaba notar bien la parte de atrás, me había puesto mis tacones favoritos y mi musculosa un poco escotada me hacia ver casual. Me dirigia hacia el lugar acordado, caminando a paso no tan apresurado, no quedaba tan lejos de mi casa, además me gustaba mucho caminar.

Narra Tom:

Ella venía caminando, moviendo sus curvas de un lado a otro, tenia una cintura envidiable un cuerpo muy esbelto una larga cabellera, sus pechos voluminosos y su escote, queria morder ese delicioso cuello hasta que gritase mi nombre y ..su trasero de otro mundo quería perderme alli mismo.
-Hola preciosa- Le digo al verla llegar, le guiño un ojo sonriendole de lado, un poco coqueto, eso nunca fallaba.
Ella me saluda con timidez, se notaba a leguas! Vestía muy sexy, no veía las horas de estrujar ese deseable trasero y morder ese cuello de cisne, y ese escote! Mierda.. Desgarraría la tela sólo para ver más allá, ella sabía, se veía tan deseable..

Narra Melany:

Me miraba de arriba hacia abajo como observando con rayos x mi cuerpo ¿que tramaba? Al momento que me guiñó el ojo me ruboricé un poco, como también la forma en que me sonreía, se veia pervertido, no quise reir ante mis pensamientos de él. Al momento que lo saludé,me senté a su lado, en la banca, pero apreciaba el paisaje del hermoso parque de vez en cuando, a lo lejos se veia una hermosa fuente que inspiraba tranquilidad.. Las flores y plantas, así como arboles rodeaban el mismo, los caminos eran de piedras color blancas donde se veia de vez en cuando a alguien caminar ya sea acompañado o sólo.
El chico que está a mi lado desliza su mano por mi pierna hacia mi rodilla y la deja ahí mismo mirándome, nota mi respiración que se está agitando a causa de su contacto, y de un movimiento se me acerca, su respiración choca con la mía y presiona sus labios en los míos..no hago más que tensar mi cuerpo comienza a besarme a lo que yo le correspondo, muevo mis labios contra los suyos lentamente y él mete su lengua en mi cavidad para más contacto, yo le respondo al beso y deslizo la punta de mi lengua contra la suya sentí estremecerme soltando un ahogado jadeo él se adelantó y jugó con mi lengua juntos entrelazamos las mismas en un lento y apasionado beso.. Se separó al instante y me miró ,me había exitado tanto que él me miró fijamente ,se relamio sus labios y acarició mi mejilla suavemente..
-Te gustaría pasear en mi auto? Me dijo al instante, me miraba con sus ojos cafés claros, no hice más que asentir, me sentía exitada y a la vez era algo vergonzoso. Él me llevó me tomó de la mano,pero al llegar unos minutos más tarde me quedé sorprendida, su auto era más que espectacular, era negro, era un audi un maldito audi!! Quedé sorprendida pero él me abrió la puerta del copiloto invitándome a entrar en él, me senté y él cerró la puerta con delicadeza luego de guiñarme un ojo..mierda siempre tan coqueto conmigo! -me dije a mi misma- él subió al auto y lo encendió comenzó a circular por la carretera, yo admiraba el paisaje mientras él conducía
-¿es la primera vez que viajas con un extraño? – Me preguntó y yo asenti, no se veía como chico malo sino como el chico más hot de todo el planeta¿que podria hacerme? -pensé para mi misma- es un chico como cualquier otro, pero no es otro, es sexy muy sexy ,sonreía como tonta pero lo miraba de vez en cuando.

Narra Tom:

íbamos por la carretera y notaba su mirada, la traia loca, eso ya era un hecho, noté cómo en el beso se había puesto caliente y algo me dijo que debia hacer caso a la necesidad, -rei para mi mismo- ¿cuanto hace que no tenía sexo? Hasta jadeo en mi boca, me causaba gracia pero traté de no reirme hasta poder encontrar algún lugar perfecto para poder conocerla más fondo, y me refiero a hacerla gemir mi nombre con ganas.
Había llegado a un lugar uno de mis preferidos, un lugar tranquilo donde nadie molestaría, nadie venía por estos lados nada más que YO. Le abri la puerta, se veía antojable por lo que cuando se bajó del automóvil no hice más que darle una nalgada mientras íbamos caminando despacio hasta cerca de un árbol. El lugar era un paisaje no tan malo, tenia un lago de piedras, el agua era cristalina ..nos dirigiamos hasta el mismo y yo le puse mi mano alrededor de su espalda, su cintura delgada estaba volviéndome loco! Llegamos hasta dicho árbol y yo comencé a besarla muy lentamente, ella ladeó su cabeza hacia un costado para mayor profundidad, yo metí la lengua en su cavidad para asi poder entrelazarla con la de ella, sus manos me acariciaron la espalda y yo comencé a meter mis manos por debajo de la tela de su musculosa tan provocadora, mis dedos recorrian sus lados lentamente y ella comenzó a jadear haciendome notar sus ganas, yo comencé a subir mis manos por su abdomen acariciando su piel con mis dedos , ella jadeo separandose del beso por lo que me dio acceso libre a su cuello . ..comencé a darle besos humedos en su cuello ,quería dejarle marcas, Tom trumper ha estado aquí! -me dije a mi mismo- Llevé mis manos más allá subiendo hasta encontrarme con sus enormes pechos los cuales toqué con mis dedos muy lentamente, ella apretó sus manos en mi espalda y me apretó hacia ella, mientras tanto yo pude besarla en sus labios otra vez para poder mover mi lengua como imitando penetraciones de atrás hacia adelante dentro de su cavidad. Ella comenzó a gemir cuando mis dedos encontraron sus pechos a los cuales hice bajar el sostén para juguetear la punta de mis dedos contra sus pezones.. Ella se volvió loca, arqueó su espalda y comenzó a acariciarme la espalda por debajo de mi playera con desesperación, apretando de vez en cuando la misma y apretando su cuerpo más contra el mío. Sin más que hacer bajé mis manos hasta sus piernas las deslice por su entrepierna muy suavemente y ella gimió mi nombre como desesperada, comencé a desprender sus botones ¿porque tenía que venir con jean? Le quedaba fatal pero también mataba mis ganas por luchar contra eso! Ella comenzó por deslizar acariciando con sus manos mi pecho yo tan sólo mordia mi labio observándola , al fin desprendi sus botones deslicé mis dedos por el borde de su pantalon jalandolo un poco hacia abajo , ella bajó su mano hasta mi masculinidad acariciando por encima de la tela y yo gemi ronco. Derrepente ella misma se bajó su jean y me miró como loba hambrienta, me beso restregandose contra mi cuerpo ¿quien tenía el control ahora? Bajé mis manos y estruje su trasero con ganas mientras la besaba con la misma desesperación, con necesidad frotando nuestras lengua,no podía más por lo que la acorrale contra el arbol y bajé mis pantalones ..le pedí que se dara la vuelta y comencé a bajar mi boxer y a masturbarme un poco, detrás de ella , colocando un preservativo luego, me acerqué a su cuello con mis labios para besuquearla y comencé a presionar mi masculinidad contra su húmeda femineidad, empuje dentro de ella, ella gemía con ganas y yo pude lograr subir mis manos para estrujar sus pechos a la vez que la embestía con fuerza, sintiendo su enorme trasero chocar con mi pelvis porque ella se inclinaba más hacia adelante para que yo profundizara en ella aún más, sus pechos rebotaban y yo queria lamer y mordisquear esos pezones que yo tanto jugueteaba entre mis dedos, me moví con mas fuerza dando topetazos, empujando dentro y fuera de ella penetrandola una y otra vez aún más rápido sentía su calor abrazar mi miembro, después de unas embestidas más, unos minutos más tarde y ya habíamos llegado al orgasmo. Su respiración estaba agitada tanto como la mía luego de aquello me separé de ella saliendo y comencé a quitarme el preservativo para luego subirme los pantalones junto con el bóxer.
Ella estaba agitada había gemido mi nombre tantas veces que quería no terminar más ese acto, me encantaba que gritaran mi nombre.. Ahora estaba subiendo sus jeans y acomodandose su pelo un poco, se veia muy sexy despeinada, es una lástima que rompa sus iluciones, pero aún no lo haré.
Habíamos entrado al auto,y yo conducía hasta su casa, ella me estaba dirigiendo hacia su dirección..pero no mencionó nada porque talvez le haya gustado, si.. Le gusto yo.
Me mira pero trata de preguntarme algo pero su timidez se hace presente..otra vez
-aquí es! Me dice ella luego de encontrar la dirección indicada que ella mencionó, su casa era grande ¿la podré corretear desnuda alguna vez?
-Nos vemos pronto, muñeca- le digo sonriendo de lado y ella me saluda con su mano abriendo la puerta, baja del auto pero me tira un beso en el aire después de despedirse. Yo la saludo con la mano, porque esas cosas me parecen estúpidas ¿ a quien en mi sano juicio le tiraria un beso? Veo que se marcha pero me quedo un poco más observando su trasero luego enciendo mi auto para irme a mi casa a dormir un poco.

Narra Bill:

Desde joven siempre me había gustado ser como mi padre, parecerme más a él, él era único y siempre decía que yo era su hijo especial y que iba a tener lo que yo quisiera cuando él sea famoso, Mi madre, ella era diferente, mi padre nunca le hacia caso porque era una mujer difícil y mi padre siempre lograba lo que quería sólo por su antojo.
A mí me gustaba disfrutar de la vida haciendo lo que mas me gustaba hacer, a veces salía a caminar o pasear en mi auto, despejarme cuando lo hacia falta, cuando necesitaba estar completamente sólo. A veces escuchaba música con mis auriculares mientras me relajaba, me gustaba mucho beber café y no había tenido pareja durante mucho tiempo.
Yo estaba acostumbrado a que me mirasen todo el tiempo ya desde que era chico y a cada lugar que recurria siempre lo hacían pero ¿saben qué? Me gustaba, me sentia admirado, a veces me saludaban y respondia a sus saludos sea quien sea, no me importaba, pero a veces me encontraba con gente que no era de mi agrado, que me insultaban por mi aspecto y debía hacer oídos sordos o les sonreía como estúpido porque me causaba gracia, porque yo vestía mucho mejor que ellos y me veia jodidamente bien, de tener muchas mujeres y hombres a mis pies, a decir verdad me reía en sus caras.
Siempre me ha gustado arreglar mi imagen, ser único. Adoraba los collares, el maquillaje y cada vez recurria a un estilista privado cuando me encontraba en no saber que ponerme. Me gustaba por demás ir a las fiestas, emborracharme como cualquier otro chico, la vida es una sola, y debes disfrutarla a lo máximo, eso siempre me lo repetia mi padre.
Mis dias eran dificiles las ultimas semanas habia perdido mi teléfono móvil, mis contactos todo! Mis dias dependian de ello, pero no importa mi padre me comprará uno nuevo pronto. Soy el chico que todos admiran, el chico hermoso que tiene linda ropa y siempre anda exibiendo su hermosura.
Mi padre era famoso en el mundo de la moda, todos lo adoraban y admiraban, a él le encantaba vestirme con ropa cara y regalarme todo lo que yo quisiera..y mi madre, ¿era necesario aclarar si la tenía? Por cierto sí pero ella abandonó a mi padre cuando yo a penas tenía 16 años de edad, pero eso no viene al caso que me ponga a hablar de ella, que no estuvo cuando más la necesitaba en la vida. Mi padre siguio su carrera y se convirtio en un diseñador de ropa ¿quien diria que llegaria tan lejos? Y no, mi madre nunca apoyaba las ideas y los gustos de mi padre.
Ahí estaba yo, caminando tranquilamente, pensando que algún día encontraría el amor verdadero, sea quien sea captaría mi atención y sin más que decir me podria enamorar profundamente como también podría no encontrarlo jamás, pero dicen que de la esperanza es lo ultimo que uno pierde, jamás la he perdido ni me rendire en la búsqueda.
A mis 24 años de edad todavía sueño ser alguien en la vida, como mi padre, me gusta mucho su trabajo es por eso que soy su adorado hijo y el es mi ejemplo a seguir, fui educado en un instituto de primera clase, los chicos como también chicas me molestaban por ser diferente a veces, pero nada que el dinero y la fuerza bruta no curen ¿es necesario explicar?. Desde chico me enseñaron defensa personal por cómo me veian debilucho o kiza muy bueno y lindo, alguien se aprovecharía de mí ser y de mi cuerpo. Tambien me he hecho tatuajes , mi madre nunca me apoyaba en eso, razon por lo cual ya saben que ella jamas estaba de mi lado, no parecia mi madre sino alguien diferente.
Una vez habia ido con unos amigos a una casa de tatuajes y por puro revelde nada más me tatue uno en la nuca, se podran imaginar el drama que armó cuando me pescó con éste, me quería exiliar en un cuarto de la casa para castigarme, por la suerte que tengo mi padre siempre estuvo presente en mi vida y en cada momento, siempre frenó las actitudes de mi madre cuando se enfadaba.
Antes mi color de cabello era negro pero ahora lo tengo rubio y lo adoro, así como a mis hermosas plataformas ..y mi adorado cachorro, sí, yo me habia comprado una mascota, fue amor a primera vista, cuando lo vi supe que iba a ser mío en ése instante, un bulldog inglés, quien lo diría. Pero ahora había crecido lo suficiente como para ya no poder cargarlo en brazos algo que me daba lástima porque me gustaba cargarlo y llevarlo a donde quisiera, él se robaba muchas miradas algo que me hacia sentir un poco celoso, ahora era todo un perro con porte que intimidaba como también inspiraba ternura.
Me encontraba en un bus, leyendo uno de mis libros favoritos, hacía mucho frío podría nevar en cualquier momento por como helaba, vestía con una chaqueta negra y mi bufanda alrededor de mi cuello, algo de lo que mi padre me obligaba era a que cuide bien de mi salud y yo le hacía caso siempre, y también era vegetariano con un fin nada más, y eso se trataba de poder lucir las diversas prendas que mi padre me obsequiaba, además de lucir con un cuerpo hermoso y envidiable.
Bien, el bus estaba lleno de gente en el transcurso del tiempo que llevaba alli adentro, siempre aparecía uno que otro chico o chica que me admiraban y querian saber más de mí con simples conversaciones, yo nada más le decía lo justo y necesario ,no era de hablar mucho.
Yo me dirigia hasta la casa de una de mis amigas, mi mejor amiga, su apartamento estaba a varios kilómetros de mi casa y deseaba ir a visitarla porque siempre que podía lo hacía. Yo aún no acababa de leer el libro que tenía y me pecaté de un chico que acababa de sentarse al lado mío, lucia muy mal, su aspecto me asqueó demasiado aunque yo no era de juzgar por lo que le hablé en tono amable obviado cómo lucía.
-Hola, mucho gusto, me llamo Bill – le había tendido la mano, realmente me daba asco su descuidada barba, pero él me miró a los ojos, sus ojos cafés claros y..
-Me llamo Tom- Dijo con seriedad, al escucharlo salí de aquel trance, pero no estrechó mi mano y me quedé como estúpido con la mano alzada, por lo que traté de pensar que no era de fiar, que yo no le agradaba, ni mucho menos yo no le caía bien. Había bajado la mirada por unos momentos
-E-es un gusto conocerlo, Tom- Le dije apenado, sin dudas yo le caia muy mal, y no traté de verlo sino hasta cuando me puso una de sus manos en mi hombro..
-Digo lo mismo- Me dijo y lo miré.
-Pero no me trates así que a penas tengo 25 años – Me recriminó y comenzó a juguetear con su piercing que tenía en su labio inferior, algo de lo que captó mi atención en su totalidad.
-N-no lo haré- Le dije, tragando pesado, me estaba ¿seduciendo con ese par de arete que tenia en su labio?
-Más te vale, niño – Me dijo apoyándose en el respaldo del asiento del bus, haciéndolo más hacia atrás presionando el dicho botón y cerrando sus ojos ¿queria dormir? Bueno, no quería molestarlo, así que seguí con mi libro, leyendo un poco más sin darle importancia.

Narra tom:

¿Que tenía ese rubio? Se me había quedado viendo como un estúpido, aunque tiene buena ropa, no lo juzgo y buen aspecto tal vez me lo folle la proxima vez que lo vea.
Me quedé echado en el asiento queriendo dormir un poco, pero ese maldito libro me llamaba la atención ¿que mariconadas leía ese tal rubio? ..
-Qué mierda lees? – Le pregunté soltando una risa floja-
-Se llama crepúsculo y no es cualquier cosa- me dijo indignado y apretó sus labios continuando la lectura, me parecía divertido molestarlo, se veía ador.. No, no se veia adorable, pero me causaba gracia su reacción.
-Esas mariconadas son de niñas!- Le dije graciosamente quería hacerlo enfadar y ver su reacción.
-Si lo molesto puede retirarse a otro asiento- Me dijo muy concentrado sin dar señales de rabia algo que ..me pareció aburrido. Moví mis labios pensativo y pulse el boton para que mi asiento recuperara la forma anterior.
– Y si no quiero irme ¿me obligaras? – le dije también estaba bromeando, por lo que el chico me miró cerrando su libro, se paró del asiento queriendo salir de donde estaba.
-¿Me das permiso de irme?- Me dijo pero yo tenía mi mano apoyada en el asiento del frente, frenandole el paso, no queria que se fuera, ya me estaba divirtiendo.
-por favor, ¿me da paso, señor? – La manera en que lo dijo me hizo reir ¿me lo había dicho para que me encabrone? Estaba equivocado, eso no surtia efecto ya.
-¿y si no quiero? Que harás?- Le recrimine con una sonrisa, eso sonaba a amenaza, pero me divertía mucho por sus reacciones.
– P-por fav-or- respondió el rubio, sonó como un niño cuando piden dinero para algo importante , acaso¿se iba a largar a llorar o qué?
-No quiero! He dicho, niñito mimado – Le dije y comenzó a forcejear a quitar mi brazo de delante de él para poder salir, su fuerza me sorprendía pero nada que mis músculos no podían, yo lo agarré de las muñecas como obligándolo a sentarse en su asiento, él se quejó de dolor y la gente que quedaba se nos quedaron viendo, casi se cae ensima mío el muy idiota.

Narra Bill:

Me caía bien hasta ahora, además de su aspecto descuidado me trataba de niño mimado y quería molestarme
Auch! Solté, acariciando mis muñecas,era fuerte..
Me quedé quieto resignado, ya no tenia ganas de leer nada, me había cruzado de brazos y miraba hacia la puerta de salida que por cierto estaba lejana a mí.. Yo estaba encerrado pero nadie podía contra Bill.

-Narra Tom:

Me causaba gracia su aspecto, que niño terco por favor, ni en mis sueños yo leería un maldito libro a menos que sea sobre sexo, no me gustaba leer definitivamente.
Lo miraba pero ya no queria dirigirle la palabra, a ver si tal vez me mordía y me contagiaba su mariconada.

Narra bill:

Ya había pasado unas horas, el chico que tenia al lado no me hablaba ,hacía bien! Faltaba mucho tiempo para luego tomar otro bus, el último por lo que traté de dormir un poco, haciendo el asiento hacia atrás. Todo era silencio y me asustaba un poco, había guardado mi libro en la mochila que tenía del lado de la ventana, no me agradaba meter la misma en el buche de arriba porque no quería que alguien se equivocara y llevara mis cosas.
Todo se mantuvo en silencio lo que me asustaba un poco. Una señora se me acerca, reclamandome que ya era tiempo de bajarme, despierto y logro bajarme del mismo, el chico ya no estaba en ningún lado, todo me parecía raro.
Al bajar me dirigí hacia otro bus el cual me llevaría directo a la casa de mi amiga,pero no lo hice, hice un amague para sacar mi boleto y decidí ir en busca de algo para comer y tomar, tenia sed..mucha sed y hambre, por momentos me sentia observado, en sí habia mucha gente y eso sólo me hizo calmarme.
Luego que había comprado un par de cosas decidí tranquilizarme, ése chico molesto no estaba por ningún lado y yo me había creido aquello.

Narra Tom:

Bajé sin molestarlo, del bus , pero planeaba seguirlo, éste no se escaparía tan fácilmente de las garras de Tom. Así que me mantenía lejos de su presencia sólo lo espiaba de lejos y escondido de su vista ¿que mariconadas compraba ahora? Éste imbécil me alimentará, y lo hará mi panza ya rugía. Me adelanté a ir primero cuando se encendió el bus pero pasando primero a buscar mi boleto donde el rubio habia esquivado, me senté en la parte de atrás, y me había puesto una gorra con tal de pasar desapercibido.

Narra bill :

Cuando vi la cola de gente decidí caminar hasta la boleteria y luego hasta el dicho bus, no quería llamar a mi amiga, quería sorprenderla. Observé los rostros de la gente, pero no estaba ése molesto chico, así que respiré aliviado.

Narra Melany:

Había pensado en él y esperado todo el día que él me llamase, suspiraba bajo mirando mi móvil a cada momento me sentía ansiosa pero luego pense que salir era la mejor opción, tomar aire fresco para distraerme un poco asi dejaba de pensar en él. Así que salí con los auriculares puestos, un poco de música no vendría mal, comencé a caminar, planeaba recorrer un poco ciertos lugares.
Ya estaba harta de esperar, me estaba preocupando ¿y si sólo quería sexo? ¿Y si deseaba sorprenderme? Vaya,mis pensamientos eran tan contradictorios.. Decidí buscar su número y llamarlo de una buena vez, algo me decía que no era buena idea.
-Hallo?- me responde rápidamente, me hablaba bajo, como ¿en una situación incómoda?
-Hola Tom, ¿Hoy podríamos vernos?- le digo ansiosa al escuchar su voz
-Ehh.. Tal vez en unos días, te vea, porque tuve que.. Salir de la ciudad..por..problemas con..mi auto- Se notaba nervioso lo que me preocupé un poco
-¿te encuentras bien?-
-Si, estoy perfectamente. Adiós- Luego de aquella respuesta había cortado, comencé a preocuparme más y me habia quedado un poco pensativa por como me hablaba,miles de pensamientos se me cruzaban.

Narra Tom:

Mi teléfono comenzaba a sonar justo en el momento menos indicado, justamente venía caminando el rubio, y traté de esconderme rápidamente en el baño, ya que estaba al lado de mi asiento. Era una de las tantas, pidiendo por mi cuerpo, no quería subir la voz porque no quería que me escucharan, así que después de algunas mentiras le corté, ya no era divertido tener que aguantarlas, algunas me tenian cansado y a ésta casi la mando a la mierda,pero no lo hice.

Narra Bill:

Al momento que me subía buscaba un asiento cercano a la ventana otra vez, justo a la mitad del camino, más cerca de la puerta ya no quería que me pasara lo mismo que hace un par de horas atrás en el otro bus, no quiero otro tipo pesado cerca de mí.
Comencé a beber un poco más de mi coca-cola, estaba con mucha sed y hambre por lo que seguidamente había sacado una porción de pizza de su empaque para comenzar a darle algunos mordiscos, estaba muy buena.

Narra Tom :

Por la suerte que tengo pude salir sin que me viera, parecía muy concentrado en su asiento, yo lo podía ver ..su cabello rubio lo delataba.
planeaba bajarme donde él y seguirle, lo tomaría desprevenido,me gustaba acechar como un lobo a su presa, vigilándolo hasta el momento de atacar.

Narra Bill:

Terminaba mi porción de pizza y bebía de a poco con el sorbete, no sé porque a algunos no les gusta, es algo limpio y cumple su función.
Luego de algunas aburridas horas, comenzaba a darme sueño hasta que de golpe me desperté, me llamaron para que bajase, bajé del mismo con una sonrisa ya iba a sorprenderla! Hace dias que no la veía, su nombre era Ashley y éramos amigos desde cuando comencé el instituto, ella y yo siempre nos ayudabamos mutuamente, ella era como yo y además de todo eso nos contabamos absolutamente todo como lo hacen los amigos.
Al bajar me encamine hasta las veredas, caminando tranquilamente, me sentía observado pero no dejaba de ser amable, saludaba a los que lo hacian, buscaba con la mirada las calles para no perderme, prefería hacerlo caminando ya que en taxi, es diferente. Luego de varios atajos me encamine hasta la planta baja del edificio pero antes que nada llamé a su teléfono marcando el código, no le pensaba responder.
-Hola? Al escuchar su voz ella ni se imaginaria que sería yo, así que la dejé hablando sola y decidí elegir las escaleras en vez del ascensor, esas cosas no me gustaban,nunca confíe en ellas, me transmitian pánico, eso me ocurre por ver tantas películas de terror.

Narra Tom:

 había bajado a unos cuantos metros de él y corría en las cuadras que no le veía para no perderle de vista, me comenzaba a preguntar que mierda hacía siguiéndolo, que mierda pasaba conmigo, no supe la razon, pero todo fue muy raro. Alli estaba, entrando al gran edificio tal vez tendria novia o..novio, me quedé dando vueltas por el lugar sin acercarme más, y sólo esperé a que saliera.

Narra bill:

Estaba totalmente ansioso, ya estaba en la puerta de Ashley, mi amiga, toqué timbre y luego ella se asomó
-Bill!!! Que gusto me da verte!! – Me dijo emocionada abriendo la puerta con total libertad, me rodeo con sus brazos y yo respondí al saludo gustoso de verla
-Ashh!! Cuánto tiempo!! – Le digo abrazandola con fuerza y ella me invita a pasar.
-Pero mirate!! Estás más guapo y más rubio!! –
-Si! Me gusta mucho tenerlo así, y tú no haz cambiado nada, pero te vez guapa también, eh! – Le dije separándome del abrazo, y por fin sentandome en uno de los sillones.
-Yo adoro mi cabello, pero en cambio tú!! Está divino! Sientete como en casa! – me dice, se dio cuenta, estaba más rubio que de costumbre.
-¿que ha sido de ti?- le pregunto y veo que trae dos cafés.
-Ya sabes!! Yo quería ser enfermera, y es lo que más me gusta hacer ¿y tú? – me dice emocionada.
-Yo..todavía nada pero ya conoces a mi padre, quiero ser como él y ocupar el puesto –
-Oh..ya veo, negocios familiares ¿no?-
-por supuesto! – Le digo sonriendo, agarrando la taza de café con cuidado para beberlo de a poco.
-Haz conocido a alguien? Eh! Cuenta!!!-
-No.. A nadie- Digo negando y sonriendo tímidamente, ella me conocía pero no conocí a nadie, sólo a ése molesto chico en el bus que no quería contarle.
-Ya aparecerá pronto Billy! Ya verás! – me dice y yo bajo la mirada, un poco.
-Debes tener sueño ¿verdad? Ha sido un viaje agotador.. –
-Si, a donde dormiré, Ash? – le preguntaba atento pero luego me di cuenta que ella tenía un sofá cama desde la última vez. Mañana iria a pasear de compras y divertirnos me agradaba estar con ella, era muy simple..
-ya conoces dónde ,Billy!! – me dice y luego ríe-
Ya sabía la respuesta, sin dudas, habiamos hablado un rato más sobre que fue de nuestras vidas y me ayudaba a hacer mi cama, la cama que tenía el sofá era muy cómoda, recuerdo cuando antes nos quedabamos los dos a ver películas de terror de noche, me divertía mucho cuando se asustaba, ella me abrazaba fuerte y se escondía su rostro en mi pecho, yo sólo reia por sus reacciones.
La luz ya estaba apagada,nos habíamos dado las buenas noches durmiendo en sus respectivos lugares, cerré los ojos y..comenzó la pesadilla. Comencé a soñar con ése chico, comenzaba a acosarme y perseguirme como un maniático, yo sentía miedo,parecía una película de terror en el cual al que matan es a mí, pero cuando me daba la vuelta ya no estaba, era como uno de esos sueños locos del que despiertas a media noche gritando, pero no, no grité ni me habia despertado.
Ya habíamos salido con Ash a pasear por las calles, recorriendo diversos lugares, fuimos al shoping ,habíamos comprado mucha ropa, joyas, yo habia elegido unas plataformas de papas fritas, me llamaban mucho la atención, y una que otra chaqueta. Habiamos ido a almorzar , ella sabía cual era mi plato favorito a sí que me sorprendió. Luego de almorzar , una pasta a gusto, habíamos ido hasta un hermoso museo, amaba esos lugares, eran increíbles.. Quería estrenar mi nuevo teléfono ahí mismo! así que entre vueltas y caminatas por el mismo, le sacaba fotos a lo que más me gustaba, a Ash le gustaba esos lugares, por eso nos llevábamos tan bien.
Despues de caminar sin parar, nos dirigiamos hasta una playa, en un taxi, alli mismo nos encontramos con su hermana, ella era tan tímida.. Yo desde que la había conocido ella me había llamado la atención, pero era muy joven en aquel tiempo, tuve que esperarla eso no me importaba. Estabamos los tres ahora caminando por la arena, yo habia tomado la mano de su hermana y no dejaba de sacar fotos al hermoso paisaje, su hermana se llamaba lola, ella tenía su cabello rojo fuego, era hermosa y tímida por cierto.
Ash nos había dejado sólos un momento yo había comenzado a charlar, a hablar más sobre mí, realmente me interesaba saber más sobre ella, por momentos nos quedábamos mirando sin tema de conversación, pero ella siempre comenzaba a hablar de algo diferente.
La había pasado bien, pero ya estábamos en el apartamento una vez más, ya sería otro día, seguramente ella tendría algo planeado pero yo quería salir por mi mismo. Así que me arreglé y salí a tomar aire fresco. Habian pasado largos minutos, se hacía más de noche, era perfecto, caminaría hasta una disco, tenía muchas ganas de beber y conocer gente nueva además de bailar.
Me encontraba alli mismo, me había sentado en la barra, al lado mío había una chica, se tambaleaba un poco y comencé a hablar con ella..se veía ebria ¿como una mujer tan hermosa se encontraba en un lugar como éste? Yo ..comencé a preocuparme por ella, y no quería que alguien le haga algo en ése estado.
-hola, ¿cual es tu nombre?- Le preguntaba y ella volteo a verme sonriendome ampliamente-
-Mi n..nomb..bre esss..Fffraancess- me había dicho, a decir verdad no sonaba bien que estuviese tan ebria.
-Soy Bill. -Simplemente le sonreí amable y comenzamos a hablar, se notaba que no confiaba en mi y en extraños..
La chica en verdad ni hablaba..pero no la queria dejar irse sola a menos que la deba acompañar hasta su casa,no me gustaba verla en ése estado, cualquier chico se aprovecharía. Yo bebía un poco de vodka y admiraba el lugar en el que estaba, las luces comenzaban a aparecer así como también la música, veía algunas mujeres bailar y moverse, había un lugar apartado que tenia un caño en medio y se habian encendido las luces enfocando ése lugar en particular, parecía que alguien importante iba a venir,no importa, quería ver más. De repente habia aparecido una chica, todos habian volteado a verla y comenzó a mover sus hermosas curvas, me parecía algo entretenido y hechizante, sus caderas se movian con la música y desbordaba sensualidad en cada movimiento, ella comenzó a acercarse a algunos hombres para bailarle muy cerca estaba muy provocativa con su espalda contra el pecho de él moviendole y rozando su trasero contra su pantalón, luego comenzó a bailarle y moverse restregando todo su cuerpo, ella descendía y ascendía bailandole así como sus manos se movian acariciando zonas erógenas, luego se quedó frente a él haciendole lo mismo. El espectáculo duró unas horas rotando siempre el hombre que estaba ahi por otro , hasta que aparecieron más mujeres en la pista ya me estaba aburriendo, quería marcharme, volteé a ver y frances ya no estaba ¿a dónde estaba con ése estado? Habia comenzado a buscarle con la mirada la di por perdida. Algunos tragos más y quería irme, al momento de salir,justamente se me cruza un chico por el paso que choque y a quien le vuelco sin querer el trago que él llevaba, en su camisa, sentía que me tomaba del brazo y me jalaba hacia lo oscuro, yo forcejeaba contra él pero él me tenía agarrado para que no me escape.
-ahora debes pagar lo que haz hecho- me hablaba cerca de mi rostro, tuve miedo a lo que pasaría, el chico estaba comenzando a deslizar sus dedos por mi torso, a lo que me removí mirándolo con lástima, él comenzó a besarme y comenzó a presionar su cuerpo contra en mío, me removía con dificultad de repente comencé a sollozar me tenía apretado contra una pared hasta podía sentir su dureza presionarme, no podia safarme y no queria ésto. El chico me llevaba a jalones hasta uno de los baños , era fuerte ,allí dentro, ahi mismo me dio la vuelta sin más con rudeza, presionaba mi cuerpo contra los azulejos de la pared sosteniendome con fuerza luego comenzó a bajar mis pantalones así como también los suyos.. Tenía pánico, me sentía asustado..no había nadie y todos se divertían alli en la pista y no me convenía gritar por ayuda, el chico era fuerte. Comenzó a estrujar mi trasero y abrirlo, mis manos estaban apretadas con algo que no sabía describir comenzó a entrar en mí por lo que sentia los sollozos aumentar,a causa del dolor, y eso no le importó en absoluto.. el chico apretó su mano en mi boca y comenzó a moverse en mí, sentia su cuerpo chocar contra el mío, tantas veces como fuertes aquello habia durado quince minutos , eran los minutos más jodidos de mi vida. En cuanto él me había dejado yo salí corriendo de la disco sin impotar con quien me chocara, mi cuerpo temblaba así como mis manos, comenzaba a desacelerar el paso para poder encender un cigarro, mis manos temblaban tanto,así como mis lágrimas brotaban aun más, quería gritar.
En cuanto llegué al departamento, traté de ir a un baño cercano de la planta baja, quería limpiarme la cara aunque no podía limpiar mi mente de todo aquello.
Subía las escaleras con desgano, ya estaba llegando hasta casi la puerta de Ash cuando de repente sentía un jalón de mi chaqueta que me impedía seguir mi camino.. Otra vez no -me había dicho para mi mismo-

Narra Tom:

Le había jalado suavemente de su chaqueta, olía a prostituta ¿donde mierda se había metido? Bueh, yo no habia hecho mucho que encerrarme en una de las habitaciones cercanas a donde se hospedaba, si..también me hospedaba en ese apartamento y ahora me preguntaba ¿que le causará verme? y esa es una pregunta muy difícil que no queria saber la respuesta, no sé que mierda me pasaba pero algo me decía que no era algo bueno. Lucía como rockstar, sus pantalones estaban muuy ajustados pero no me sentía yo mismo cuando me lo comenzaba a encontrar o simplemente mirarlo sin que se diera cuenta.
Él estaba ahí yo lo detenía, no quería asustarlo pero se veía así, estaba asustado ..¿de que algo malo le pasase? Es decir,que no la había pasado bien..comencé a enojarme, mataría al imbécil que se atreviera a ponerle una mano ensima..

Narra Bill :

No queria llorar en ése momento, ni parecer aasustado.. Alguien me había estado siguiendo y no era divertido ¿y si era Frances o Lola? ¿Y si era un extraño? Tuve miedo de voltear a verle, me había quedado inmóvil
-Lle-llevate mi dinero, p-pero no me toques-. Le había dicho con mi voz quebradiza y tartamudeaba un poco a causa del temor de no saber quien era, comencé soportar el llanto, quería aguantar más tiempo como podía.

Narra Tom:

Le han robado.. -habia pensado mi mismo unos momentos al escuchar su respuesta.
-Qué fue lo que te hicieron? – le había preguntando con seriedad como acostumbraba a ser cuando algo me cabreaba demasiado. El rubio no respondió, se quedó mudo pero algo pasaba por su mente estaba seguro.

Narra Bill:

Deseaba que me soltase pero me había causado rareza que se preocupase por mí ¿ a caso alguien me habían visto? No lo sabía en absoluto, me quedé en silencio algunos minutos, el hecho que se preocupara era algo un tanto bueno. Cuando me di la vuelta comencé a notar cierta figura familiar con la tenue luz, mis ojos estaban al descubierto pero veía con dificultad a causa de las lágrimas.

Narra Tom:

Cuando me miró mi corazón comenzó a latir con fuerza, su mirada en ése momento.. era algo único, hasta me habian dado ganas de abrazarlo, yo suponía que no la había pasado bien, sus ojos brillaban y tenía lágrimas en ellos que él no quería soltar. No me decía nada, yo simplemente no podía más contra su mirada, así que me habia caminado hasta él para cubrirlo con mis brazos

Narra Bill:

lo reconoci rapidamente pero él me miraba diferente, no era el mismo Tom molesto que había conocido algo había cambiado pero no estaba seguro de ello, al momento en que me rodeaba con sus brazos no tenía otra opción, necesitaba un abrazo en esos momentos, no la había pasado bien..pero ¿que hacía aquí?

Narra Tom:

Al abrazarlo sentía que se estaba calmando, yo había estado así unos cuantos minutos abrazandolo a él y cuanto sea necesario, no quería decir nada ni arruinar el momento, éste momento en el que me sentía completo ¿a donde demonios estas Tom Trumper? Ya había dado por perdido a como era, pero se sentia bastante bien

Narra Bill :

Yo no quería decir nada pero me preocupaba mucho su actitud, ¿desde que momento alguien era así conmigo? Mi cabeza tenia miles de pensamientos que comenzaban a perderse, era confortante que lo haga, me sentía cómodo en sus brazos ¿para que mentir?

Narra Tom :

Lo llevé conmigo, habiamos caminado juntos hasta donde estaba mi cuarto y él aceptó suponía que ya no me veía como alguien que le causaria daño, así que habiamos decidido entrar a lo que mi móvil no dejaba de vibrar en mi bolsillo de mi pantalón ; tuve que agarrarlo de una vez, no quería hablar con nadie, quería apagarlo y eso mismo había hecho ya estaba molestándome demasiado. Ya dentro, el chico no me habia soltado y estaba a punto de llorar pero le dejé hacerlo, no deseaba presionarlo mucho en querer tratar de hablarle, sólo le abrazaba delicadamente, de vez en cuando se aferraba más a mí, yo le hablaba bajo, le decía que ya había pasado y que nadie le haría algo, que estaba conmigo y nada más le pasaría. El rubio pareció comprender de lo que hablaba se estaba separando, me dio las gracias y me miró a los ojos mientras se limpiaba con sus manos las lágrimas pero comenzó a sonar el teléfono de él, a lo que lo tomó en sus manos para responder, él se había separado de mis brazos y lo dejé hacerlo, el rubio habia caminado hasta un rincón hablando bajo, por como lo hizo creí que ..no importa ¿que me importaría si estuviera con alguien? yo lo estaba observando desde mi lugar sin decirle absolutamente nada.

Narra Bill:

Habíamos entrado a dónde se hospedaba, no parecía un mal chico después de todo en ningún momento me forzó a hablar, eso parecia bastante bueno de su parte, no dejaba de abrazarme y yo tampoco quería separarme de sus brazos, se sentia bastante bien que alguien me apoyara en aquellos momentos, que alguien apareciera como un salvador. Habian comenzado a rodar lágrimas por mi mejilla pero tuve que agradecerle y limpiarlas, no me gustaba que él me vea así en ése estado, de repente comenzó a sonar mi teléfono a lo que respondí el mismo, era mi padre. Me preguntaba cómo estaba y dónde, y si la estaba pasando bien, a lo que yo le respondí por lo bajo que sí, que estaba bien, que no se preocupara que estaba con una de mis amigas viendo una película en la casa de ella..es decir en el apartamento. Debía mentirle, contarle lo que me había sucedido no era bueno, no detrás de un teléfono, y no era el momento, cuando algo malo me pasaba me gustaba ir a un lugar más privado, y asi hablarle frente a frente como acostumbraba a ser yo.
El chico me miraba, cuando volteé a verlo notaba algún cambio en él, se había hecho algo y se veía diferente. Cuando corté me acerqué hasta él le había dicho que debía irme, lo salude con la mano y traté…

Narra Tom:

Me podía con su manera de ser, me podía cuando me miraba de esa manera, cuando se habia acercado a tenderme la mano yo lo hice pero cuando trató de irse ya había tomado su mano y entrelazado mis dedos con los de el rubio, él pareció sorprenderse y me miró como no comprendiendo que era lo que hacía, en ése momento ni yo sabía lo que estaba haciendo. Me miró, yo no queria hacer nada y lo solté suavemente, tenia anillos en sus dedos y no queria apretar su mano por el mismo motivo. Estaba encaminandose a donde se hospedaba, yo me había despedido de él y lo veia irse apoyando mi cuerpo en el umbral de la puerta hasta ver que llegaría sano y salvo.
Luego de ver que la puerta se habia cerrado yo me senté en la cama y había encendido un cigarrillo a lo que le estaba dando profundas caladas.

Narra Robert:

Bill me había contado que tenía ganas de ir a visitar a su amiga, eran muy amigos y yo no le frenaba nunca, era un padre liberal tenía ganas de saber si había llegado bien, él nunca llamaba cuando la estaba pasando bien pero ya había pasado unos días y no sabía nada. Me había contado que estaba viendo peliculas, que se divertía mucho, que me quería y la estaba pasando mejor que nunca. Su mascota no dejaba de extrañarle de vez en cuando me lo llevaba a mi trabajo para que no se sienta tan triste, Mi hijo tenia ese carisma que cuando no estaba, se notaba muchísimo.

Narra Bill:

Mi padre se la había creído, de eso estaba seguro, jamás le había ocultado algo tras un teléfono, pero siempre safaba. Estaba entrando a donde Ash, las luces estaban apagadas y mi cama estaba hecha, había muchas bolsas de compras en la mesa y en un rincon, de esas mismas de las que cuando habiamos ido al shooping y diversos lugares, habíamos comprado muchas cosas y de las cuales usaríamos pronto, una sonrisa se me dibujó en el rostro al haber recordado ése momento y todas las fotos que había captado en mi móvil, ver a Lola..ella se había convertido en una hermosa mujer.

Narra Melany:

Me sentía muy triste, había estado llamando a Tom incansablemente, pero él no respondía, comencé a llorar en mi almohada y a gritar fuerte contra la misma, pataleando como niña,me sentia frustrada pensaba en muchas cosas más malas que buenas, él me había usado, tratado como ingenua, ya no queria ver ni estar con ningún otro hombre más en mi vida.

Narra Tom:

No había podido dormir en toda la noche, pensando en cosas estúpidas y en su rostro, no dejaba de pensar en él. Ya habían sido suficientes pensamientos en lo que llevaba de la noche a lo que encendí el tv que yacía en la habitación, el apartamento estaba amueblado y no me quejaba de ello, pero algo de lo que no había era comida. Así que bajé, tenía que bajar salir afuera a comprarme algo, a esas horas de la noche no había encontrado nada más que una casa de comidas que trabajaba hasta tardisimo. Caminaba con las manos en mis bolsillos y mi cigarro en los labios cuando me crucé con un tipo, llevaba agarrada de la mano a una mujer que por cierto iba ligera de ropa, vestía con un top y una mini, usaba tacones yo la miré sus ojos me recordaron a Bill. Negué ante los estúpidos pensamientos que tenía, ése rubio lograba volverme loco con tan sólo mirarme, ya comenzaba a preocuparme por mi mismo y aquellos pensamientos.
Al momento de entrar comí a gusto, en una de las mesas habian unos tipos bastante hebrios bebiendo y jugando cartas, en otra había una mujer con un tipo, que suponía estaba en una cita. Me fui del lugar pero seguía pensando en todo lo que había hecho hace días atrás, cuando tomé sus muñecas por primera vez con mis manos una corriente electrica me recorrió el cuerpo, pero había tratado de hacerme el fuerte tratarlo como las trataba a todas las mujeres con quién tenia sexo cada noche, pero no..había perdido el juego, me estaba gustando, eso no era nada bueno.

Narra Lola:

En las noches, cuando la luna reflejaba en la ventana de mi habitación adoraba asomarme hasta la misma disfrutando de su luz, podría quedarme horas observando la misma como también las estrellas que simulaban ser pedacitos de diamantes brillando en el oscuro cielo. Recordaba las noches que Bill y yo nos recostábamos sobre el pasto para mirar el firmamento, tambien recordaba las veces cuando nos besábamos aún siendo inocentes jovencitos, en la adolescencia nos habíamos divertido muchísimo pero ahora Bill había crecido lo suficiente ya no era el mismo flacucho pelinegro con quien solía estar en compañía en todo momento, ahora era todo un hombre.

Narra Bill:

La luna estaba reflejándose en unas de las ventanas de uno de los lados donde yo permanecía recostado, me habia quedado observando la oscura noche, pensando en Lola y me preguntaba si ella estaría viendo lo que yo.
Antes nos quedabamos horas viendo las estrellas, contandolas buscando formas, eramos niños inocentes; de vez en cuando me gustaba acercarme a sus labios rozar los de ella, me gustaba tanto abrazarla y sobre todo protegerla cuando alguien se acercaba con malas intensiones a ella.
En la adolescencia nos escapabamos hacia mi casa, en mi cuarto nos besabamos, nos volviamos locos nos gustabamos tanto.. frecuentemente nos desnudabamos a causa de las ganas, nos acariciabamos recorriamos con nuestras manos la piel expuesta, alli podria pasar lo inesperado. Todavía recuerdo nuestra primera vez, ella estaba lista yo estaba practicandole sexo oral, bajo las sábanas no me olvido ése dia ella gritaba como nunca, yo jugueteaba deslizando mi lengua contra su sexo con movimientos insistentes de abajo hacia arriba con delicadeza moviendo la misma juguetonamente, despues movía dos de mis dedos dentro de su interior imitando penetraciones a la vez que mi lengua exploraba tambien su interior , mi manos continuaban acariciando su sexo y mi lengua se hundia y al poco tiempo sentia surgir su miel, se había corrido en mi boca algo de lo que me exitaba de tal manera, que mi miembro dolía a causa de la excitación..; luego ella me pedía me rogaba que la penetrara, la primera vez dolía, dolía mucho lo veía en sus lágrimas, las mismas iban rodando hacia sus mejillas, yo le había dejado tomar el control, iba a ser gentil y ella comenzaba a montarme, de a poco, sus labios entre abiertos habian rozado los míos y yo soltaba jadeos a causa de sus movimientos, a penas comenzaba a moverse de a poco, ella se veía bastante exitada no le importaba ir mas allá aunque doliera, me volvía loco.. sus labios estaban rojos a causa de tantos besos, como asi tambien succiones. Cuando comenzó a penetrarse moviéndo su cuerpo sobre mí no podía evitar gemir alto, de puro placer, en momentos seguía el ritmo de arriba hacia abajo, me montaba con tantas ganas, con fuerza dando botes hasta dónde podía, sentía que lo disfrutaba tanto como yo, oía sus gemidos que eran música en mis oídos de momento su cabello cubria e hacia cosquillas mi rostro ella seguía su camino a besos por mi cuello, me mordía y deslizaba su lengua mientras se movía sobre mí buscando profundidad.. cuando habíamos llegado al orgasmo los dos ella comenzó a acariciarme y propinarme besos por mi boca la besaba y metia su lengua jugueteaba con la mía dentro de la cavidad tambien succionaba y lamía mis labios con dulzura sus besos eran lo más hermoso en el mundo..
Un dia justamente nos habian descubierto, estábamos en su casa, ese día ella me habia llevado a la locura me había acariciado y exitado, me habia puesto caliente, me gustaba mucho sus caricias y estar con ella disfrutando a lo máximo pero sus padres habian venido temprano por lo que nos habían oído. Cuando golpearon la puerta no tuve mejor idea que esconderme bajo la cama, en cuanto abrieron la puerta ella permanecía tapada entre las sábanas. Los padres se habian dado cuenta, la agarraron del brazo le dieron su sermón pero la castigaron. Yo había salido de la casa con ella de la mano, le pedía por favor que me llamara si las cosas se ponian bravas , pero ellos me habian amenazado con que no me iban a dejar verla. Cuando se enteraron que Lola estaba embarazada nos habian prohibido vernos a pesar de que nosotros nos queríamos, no sé que estaba mal eso..me habían impedido verla durante un tiempo lejano, los padres de ella la habían mandado a otro pais, eran tan estrictos, por lo que la habian alejado de mi..
Y ahora aquí al volver a verla, ya no me animaba a preguntarle que había sido de su vida, habiamos tenido sexo tantas veces que a ella le gustaba mucho, no se quejaba nunca eramos adolescentes, no sabiamos lo que hacíamos pero nos queríamos. La extrañaba y habia sido mi primera vez con alguien, la tuve que olvidar forzosamente, era la unica con quien quería todo, pero sus padres no lo permitian, no me querian cerca decían que le había arruinado su futuro, pero eramos jovenes, pero ellos no entendían no permitian tal cosa.

Flasback.

-Pero ya hazlo de una maldita vez! Respondió la chica cabreada a causa de la situación.
– Joder! Espera espera! Ya casi.. replicó el pelinegro, se estaba frustrando, cada vez más al no poder lograrlo
-No tengo todo el día!- la chica bufó cruzandose de brazos y frunciendo sus labios.
El pelinegro se comenzaba a acalorar,sus manos subian y bajaban lentamente por su ya endurecido pene, comenzaba a sentir ganas de una manera sofocante, su carne se había comenzado a encender de tal manera que gateó por la cama deseoso hasta donde se encontraba la chica, sus cuerpos habian hecho contacto,ella gemía con cada estocada, sus respiraciones se acortaron poco a poco debido a las embestidas que le proporcionaba el pelinegro, aun así no era suficiente para la chica ; de un movimiento rápido el pelinegro había quedado debajo, ella comenzó a sentarse en él comenzó a brincar a causa de la excitación para llegar al más alto placer del orgasmo; ambos vaciaron sus esencia colmados de placer, la chica cayó sobre el cuerpo del pelinegro, cubierto en sudor al igual que el de ella, y se quedaron así hasta que sus respiraciones se regularizaron.

Fin del flashbak.

Ya había preparado las maletas, en fin era tiempo de que regresara; me habia tomado el mismo bus y Tom estaba sentado al lado de mi asiento sentía su mirada, de vez en cuando me preguntaba cosas que no eran tan interesantes, yo estaba en mi mundo, recordando a Lola y lo bien que la habiamos pasado juntos, me preguntaba que había sucedido con toda su vida, me mataba la intriga pero no se puede presionar en algo tan delicado como eso, yo la entendía perfectamente también sufria su ausencia, en silencio, mi vida sin ella se había convertido en nada.
-Que es lo que piensas? Había preguntado Tom de modo amable dedicándome una sonrisa.
¿Porque era tan amable conmigo? Pensé para mi mismo..eso era ¿bueno?lo era definitivamente.
-Ahm.. Cosas, ¿porque?
El chico sólo me habia sonreido pero negaba rápidamente. Nos esperaban varias horas de viaje, me gustaba su compañía, ¿que había pasado con el Tom malvado? ¿Porque de repente me trataba tan bien? Sumergido en preguntas sin respuestas, logro dormirme, había dormido en todo el viaje, hasta en el segundo bus, solamente habia una respuesta a eso, que no había dormido en toda la noche por pensar en Lola, ésa era la respuesta más hermosa, ¿ella pensaría en mí?.

Flasback

El pelinegro ya no podía más, el deseo lo había nublado ..
-Eres una zorrita tan provocadora! Joder! -Pensó éste-
El pelinegro azotó las nalgas de la chica con sus manos, esas cosas a ella la ponian caliente.
La chica se sostenía de su cuello mientras sus piernas rodeaban la cintura de éste, el pelinegro comenzó a mover su pelvis con mayor fuerza hundiéndo la palpitante erección que habia provocado la chica, en su húmeda entrada, satisfaciendo las ganas que sentían ambos..
-Ahh!.. ahh!.. no pares! No pares Billy!! La chica gemía colmada de ganas y el pelinegro la embestía con fuerza y rudeza una y otra vez.
La chica grita el nombre del pelinegro de desesperación mientras éste la embiste con fuerza cada vez más y más, luego la toma de los muslos apretandolo con ganas, los senos le rebotaban por el impulso, su boca deseosa se encontró con éstos lo cual se apodero el pelinegro saboreando gustoso la rugosidad de los pezones erectos.. juntos comenzaron a sentir la culminación de dicho acto, sentian explotar en cualquier momento, la chica no paraba de gemir alto a causa de cada estocada, juntos sintieron orgasmo apoderándose de sus cuerpos.

Fin del flashback

Me había despedido de Tom, él se dirigia hacia su casa, en todo el tiempo que estuvimos me había confesado que le gustaba estar conmigo y que si podíamos vernos pronto, yo le había dicho que sí, que me encantaría, él se había portado de maravilla.
Pasados los minutos estaba caminando hacia un taxi el cual me dirigió hasta mi casa; al llegar me sorprendió mi mascota, saludándome con felicidad, percibí lo mucho que me había extrañado por lo que me quedé acariciándolo un rato, papá estaba esperándome en la cocina con una taza de café caliente, me conocía bastante bien! Así que lo abracé fuerte y le sonreí amplio pero ..quedaba una parte de mí que debía contarle lo sucedido allí en el bar así que fingí una sonrisa para pasar desapercibido.

Narra Tom

Al encender mi teléfono, tenía varias llamadas y mensajes como así mensajes de voz, era Melany, mierda que era insistente así que la llamé por mera curiosidad
-Hola? Al fin te dignas!-Dice la morena, estaba enfadada conmigo..
-Todo se terminó. Le dije tranquilamente.
-QUÉ? ERES UN MALDITO MALNACIDO!!!.. Dijo gritándome, estaba tan histérica que tuve que quitarme el telefono del oído a causa de los gritos por lo que le corté luego, ya me estaba dejando sordo, mierda.

Narra Tom:

Al cabo de unos cuantos minutos, llegué a mi casa y me encontré con una escena para nada satisfactoria. Me quedé boquiabierto, aún cerca de la puerta tal como había entrado.
Mi madre… estaba besando a ese tipo,
 estaba saliendo con un tipo que yo no conocía. Mi padre trabajaba y ella se divertía.
 Bufé ante la escena pero di un portazo saliendo de la casa haciendo oídos sordos a lo que me hablaba.
 Y era lo único que faltaba. Tal vez las hermanastras no estarian nada mal, note que
siempre ocupaba mis pensamientos en mujeres.
 Me gustaba hacer la cosas por mi cuenta, hacer todo solo. Pero al cabo de algunas horas veía a una mujer bastante bien dotada caminando por donde yo iba pasando. No tenía ganas de nada. Así que no le preste importancia. Deseaba ir donde Steven.
Steven se parecía más a mí pero no tan guapo como yo. Nadie se acostumbraba a su actitud y le gustaba creerse la estrella de rock. Nuestros gustos eran similares ..mujeres, cervezas y buen sexo.
Él era bastante loco. Cabello negro corto y ojos delineados, se creía una estrella de rock.
Al cabo de alguna horas me lo encuentro y su apariencia nunca cambiaba pero era buen amigo cuando debía serlo.
Él me enseñó la cuidad cuando yo no conocía nada de esto.

Narra Lola:

En la semana vería a Bill, estaba feliz por volverlo a ver! Supuestamente ya vivía en un apartamento completamente sola al fin. Podría visitarlo como también a Ash.
En mi antigua casa siempre acostumbraba a hablar por teléfono con Ashley y ya de ser por donde vivía que ella temía viajar en avión. Desde joven tenía ese miedo a las alturas.
Ella tanto como yo eramos muy unidas a pesar de la distancia. Ella supo estar alli cuando más la necesitaba.
En el pasado mis padres me obligaron a alejarme por completo de Bill. Recuerdo ése día como si hubiera sido ayer.
Él me miraba fijamente, sabía que me iba a pedir ser su novia porque percibía ése momento. Estábamos tan ilucionados que simplemente quería escapar. No lo volví a ver. Me habían quitado el teléfono y me llevaron a vivir con mi abuela. Nos habían alejado pero nunca olvidaría sus últimas palabras..”Te esperaría toda una vida si fuera necesario, porque eres lo más hermoso que conocí en mi existencia. ” Ésa era la única esperanza que me mantenia en pie, y no me rendiría fácilmente.

Flashback:

—Eres una perra!! Sucia, hermosa y destructiva! .- Gritó el pelinegro enfadado dirigiéndose a Kattie.
—Pero amas a ésta perra ¿verdad?.- la chica lo mira con una sonrisa coqueta meneando sus caderas acercandose al pelinegro.
—Vete! Sal de mi camino! .- Gritó enfadado pateando todo a su paso y medio empujando a la chica.
— Como quieras.. Piérdete! .- La chica le responde con enfado haciendo una mueca triunfante y le sonrie provocativa regresando con el rubio.
—¿En qué estabamos, Mark?.- La chica murmura cerca de los labios del rubio, pero mirando de reojo con una sonrisa de satisfacción al pelinegro.
El rubio la tomaba posesivamente de la cintura a la chica mientras el pelinegro salía de esa escena bufando enfadado.

Fin del flashback.


Narra Bill:

El Instituto. Un lugar imprescindible donde se separan los populares de los que no lo son. Más de una vez tuve que enfrentar a Mark y a Rick se creían por que sus padres eran ricos, ellos debian dominar todo lo que tocaban.
Por otro lado, Kattie era la mujer más popular junto con Amber su clon. Desde siempre le ha encantado ser el centro de atención. Kattie era toda una experta en el placer, ademas de dominante tenía vientre plano, caderas pronunciadas, su cuerpo incitaba al pecado.
Su mejor amiga era Amber. Rubia delgada y de tez blanca. Ella vestía siempre de manera provocativa. Su cuerpo y sus curvas bien proporcionadas, era una mujer candente. Todos comentaban que era gótica y le gustaban las mujeres tanto como hombres.
Ambas enamoraban a los hombres los seducía y los botaban por otros cuando se aburrían. Eran iguales, pero Kattie era una manipuladora, una cualquiera.. Con estilo..una perra sucia hermosa y destructora.
 Creí que jamás la vería pero me la crucé mientras me dirigía hacia una tienda.
Cruzamos miradas pero ..yo aún sentía cierto grado de resentimiento. Ella me sedució a su antojo. Fui su víctima.
Noté que la chica me miraba mordiéndose el labio. Noté que tambien me observaba de arriba hacia abajo.
— Hola guapo.- hablaba con su voz seductora acercándose más hacia mí.
 Arqueó la espalda y empezó a deshacer los primeros botones de su blusa, hasta que dejaba al descubierto el brassier color rojo ante mis ojos.
—¿Qué haces?.- le pregunto con mi mirada colmada de deseos. La agarré de la muñeca. En ése momento me dejé llevar por mis instintos..
 Me miró conqueta pero sus labios rozaron los míos. Se separó. Sentía una punzada de excitación y de enojo a la vez.
—T-Tú.. .. ¿Qué haces aquí?.- Le murmuré.
— Parece que tienes un pequeño problema.- alzó las cejas mirando hacia mi pantalon y soltó una carcajada .
En cuanto la tomé de las muñecas, nos fuimos hacia el baño más cercano.
La acorrale contra la pared apoye mi ya endurecido miembro contra la chica.
Segundos más tarde..
Me besó otra vez y su lengua tomó el control de mis sentidos, apretó su cuerpo contra el mío y no supe reaccionar.
Se separó rápidamente. Me dejó con ganas de terminar ese malvado juego sucio.
De repente se acerco y bajó mi pantalón rápidamente y comenzó a hacer lo que nunca imaginé que me haría.
La chica lo engulló en su boca moviendolo más y más.
—Ohh..sii..sii.. Más
 Movía mi cadera y follaba la boca de la chica con mi respiración agitada y mi miembro palpitante. Segundos más tarde me corrí en su boca. Maldita puta!lo hacía jodidamente bien.
Nos salimos del sitio, cada uno a donde se dirigia..yo había perdido el control y eso era un hecho.
En cuanto regresé a mi casa, me vestí casual y salí hacia un night club cercano, ésta noche debía divertirme, sacar todos los pensamientos sobre Kattie de mi cabeza.
Me encontraba de espaldas en el nigth club bebiendo un par de tragos y luego oigo una voz..que me hace erizar la piel.
—Hola Bill.
Me sobresalté al notar sus manos en mi cadera. Su pecho estaba cerca de mi espalda, sentí su respiracion chocar mi cuello..su barba rozó ligeramente que me hizo estremecer. Sus labios se pegaron en mi cuello presiono suaves besos y luego me logró dar algunos húmedos besos. Sus labios eran suaves.. Su aliento era alcohol. En ese momento sentía un puntazo de excitación recorrerme entero. Sus manos estaban presionando más..
Había mordido mi labio para no jadear. Se sentia tan bien que me hizo ladear mi cabeza hacia un costado para darle más lugar. ..un chico me estaba..¿..besando? ..
Me quedé estatico.
— Te vienes conmigo,Bill? ..- me hablo suave en mi oído.
No dije nada pero asente y senti sus manos tocar las mías.
Comencé a caminar hasta donde me dirigía detrás de éste.
—¿Que haces aquí? Preguntó el mayor.
—Sólo Venía a beber algo. -le había respondido sorprendido..era Tom, el chico que conocí en el bus.
La música sonaba alto y mis sentidos se habian nublado.
—¿Q-qué haces tú aquí?
—También tengo el derecho de divertirme. – Me dijo en tono seductor. ¿Qué?. Me atrapa entre sus brazos y comienza a besarme el cuello. No tenía control de mi cuerpo en ése momento.
— J-joder..qu-qué haces.. -. Logro decir soltando audibles jadeos sintiendo mi piel arder.
—Veo que lo disfrutas. – se rió en mi cara.
Desliza la punta de su lengua por el lóbulo de mi oreja. Me estaba volviendo loco.
Su mano estaba deslizandose hacia mi entrepierna sus dedos estaban rozando aquella zona sensible..ya no podía más.
Entre gemidos nos estabamos desvistiendo en aquel apartado, él me acariciaba recorria con la yema de sus dedos mi piel expuesta..muy suavemente. Si no fuera porque me había exitado tanto no hubiera accedido a hacerlo.
Estábamos en una habitación del reservado, estaba pasandola bien.
Su barba me hacia cosquillas, sus labios suaves recorrian mi torso, el chico estaba subiéndose arriba de mí cuerpo desnudo, me estaba besando hasta llevarme a la locura. Su boca atrapaba uno de mis pezones yo nada más acariciaba su espalda muy suavemente.
Lo estaba disfrutando mucho.
Ahora se encontraba dándome mordidas por todo mi torso y yo me quejaba de placer.
 Se abrió paso entre mis piernas comenzó a masturbarme con una de sus manos. Lo hacia deliciosamente bien. Me llevaba al mas alto placer y yo le clavé las uñas gimiendo repetidas veces.
Luego sentí como me estaba metiendo uno de sus dedos a lo que me removi y arquee mi espalda. Sus manos en mi miembro se movían hábilmente. Ésta vez senti como colocó un tercer dedo en mi interior, sus manos moviéndose me colmaban de placer. Me estremezco por sus besos por mi abdomen sentía como iba ascendiendo. Me besó en los labios con delicadeza, su piercing rozaba entre mis labios y su lengua se abria paso de entre los mios. Cuando me besó su lengua recorria ansiosa por dentro de mi cavidad explorando perfectamente y rozando mi paladar, unimos nuestras lenguas en un beso apasionado colmado de placer.
 Entre suspiros y gemidos logré sentir cómo me estaba penetrando de a poco, algo frío me había puesto, lo que logró que se mueva más comodidad dentro de mí, aunque sentia punzadas de dolor, éstas se esfumaban de a poco. El delicioso movimiento de su pelvis chocaba con mi trasero cada vez profundizaba más en mi. Entre besos caricias y movimientos apresurados llegamos juntos al orgasmo y ambos vaciamos nuestras esencias.
Mi móvil comenzó a sonar en el momento inoportuno pero..
Al notar sus suaves besos por mi cuello que me daban hormigueos por todo mi cuerpo..de repente comenzó a sonar mi teléfono otra vez, a lo que le daba la menor importancia.
Me sentia embriagado de placer a causa de aquellos besos.
En cuanto cai a la realidad..
mi telefono estaba sonando..otra vez.
Mi cabeza tenia miles de pensamientos que comenzaban a perderse,esfumarse; era reconfortante que lo haga, me sentía cómodo en sus brazos y me gustaba. ¿para que mentir?
—Deberias irte, precioso .- sentí ese susurro en uno de mis oídos y mi piel se eriza con su cálido aliento.
No le respondí.
El teléfono estaba sonando otra vez.
— Precioso.. Tu teléfono. Alguien está preocupado por ti..- Me dijo nuevamente, no quería ni deseaba levantarme, me sentía tan bien en sus brazos.

Narra Tom:

El sentimiento de excitación se incrementó cuando me dejó besarle el cuello y me dejó hacer una ligera presión en su caderas. Cuando noté que le encantaba, mis manos pasearon por su torso descendiéndolas. Noté por su rostro que no quería que parara, lo supe por su reacción.
 Cuando comenzó a sonar su teléfono, notaba su rostro de placer. Se sentía perdido con mis besos, lo sabía.
Me tienta, me incita y le sonrío con malicia.
Salgo de él con delicadeza y su cuerpo queda inerte sobre la cama. Oigo un leve pesado suspiro, noto que se sienta en ésta y observo que busca de entre sus bolsillos de su chaqueta. Saca su móvil en cuanto me visto él se aparta y me observa. Veo que habla bajo, está en problemas, que niño travieso..rebelde. La música no dejaba de sonar, Bill había colgado, me miraba y observaba; ésta vez notaba cómo se iba colocando sus prendas. Su rostro se coloreó un poco y me limite a preguntarle ciertas cosas. Yo lo estaba observando desde mi lugar sin decirle absolutamente nada.
  Noto su rostro de nerviosismo y se queda estático ante mi mirada.
—Que miras?. – Me dice, me mira confuso.
— Te gusta lo que ves?.- Está ligeramente ruborizado. Observo su piel blanca, sus tatuajes incluso el sudor en su piel. Nunca me gustaron los hombres, pero éste en especial era único.
No le respondo.
Sus gestos me dan en gracia.
—Es curioso. Creí que nunca volvería a verte. – Le dije sin romper contacto con su mirada.
En cuanto se relame los labios, lo observo. Él me esta provocando.
Me acerco acaricio su rostro.

Narra Bill:

En cuanto respondí el móvil noté que era mi padre. Me preguntaba en dónde estaba, a lo que le di la verdadera respuesta.
   El chico me miraba.
Cuando corté él se acercó..
Noté que algo se instalaba dentro de mí, un cosquilleo bastante extraño que comenzaba a atacarme fuertemente. Sus manos acarician mis mejillas suavemente, su mirada penetrante me intimida demasíado. Entre abro mis labios en shock. Se me eriza la piel. Su mano sobre mi barbilla débilmente me atrae hacia él pero se detiene, a cierta distancia.
—Deberíamos vernos en otra ocasión, no crees, precioso?. -Su aliento cálido choca contra mis labios a lo que siento como mis sentidos se pierden. Sus labios me tientan.
El corazón se me detuvo en ése instante.
Me quedo mudo. Estático. Me.. ¿gusta?
—Responde. -Su voz retumba dentro de mi interior.
—Tal vez.- Le respondo al fin. Comienzo a desesperarme, él sabe que me está provocando.
Su rostro se desvía y se separa de mí buscando entre sus bolsillos.
Hago mi cabeza hacia atrás mirando hacia el techo. Que cruel tentación.

Narra tom:

El rubio me tentaba. No le había dado el gusto de besarlo y se le notaba en su rostro la tremenda frustración.
Intenso y caliente. Me la había pasado muy bien. El rubio estaba tan estrecho que tuve que penetrarlo lentamente no quería partirle en dos. Le gustaba tanto que lo veía en su rostro, su respiración entrecortada me lo estaba dando a entender lo mucho que le encantaba.
Lo llevé conmigo. Habíamos caminado juntos saliendo de aquel sitio hasta donde vivia y él aceptó.
   Ya alli.. me había despedido de él y lo veía irse. Me sonreía yo le sonreía de vuelta.

Narra Bill:

Me despedí del chico, joder lo había pasado espectacular. En cuanto vi la hora en mi móvil noté que ya era madrugada. Debía regresar pero el chico me había llevado hasta mi casa en su Audi.
Pasados los dias..
Estaba almorzando y Tom me llamo de repente. Me habia invitado a un lugar y él me había dicho que era una sorpresa.. Yo acepté.
Me pasó a buscar en su coche y luego de algun buen rato llegamos a un extraño lugar. El chico me miró con esa mirada traviesa pero en cuando había podido distinguir lo que era me había sorprendido un poco. Aquel lugar era un puerto. Mi piel se erizó al notar cierta sonrisa pícara de parte del chico..¿que pretendía? Sentí ruborizarme por completo.
—¿Que pasa? Eh Precioso..?- Su voz provocativa hizo que bajara mi mirada y mi rostro hacia abajo.
—N-nada.- me estaba poniendo nervioso su actitud, estaba ¿coqueteando conmigo?
—Baja precioso, vamos.- dicho aquello, logró estacionar el auto y bajarse de éste.
¿Precioso? ¿Que? Había bajadode éste y él me miró de cierta manera que hizo que me ruborizara aún más.
Él se encaminó hasta un..¿barco? No me lo podía creer.
Me había quedado boquiabierto. No sabía que decir ni que hacer..¿qué se supone que debería haber dicho o hecho?
—Te quedarás ahí?.-
 su voz me hizo salir de mis pensamientos y sin dudas me percaté que era real. ¿Acaso estaba loco?
—Q-qué haces? ¿Qué intentas hacer?.- Le había dicho algo nervioso.
Me sentia algo asustadizo y aun no lo podia creer.
—Menos preguntas, y más acción ¿te vienes conmigo o no? .- dijo arqueando sus cejas.. Joder.. Me estaba provocando.
Me convenció su mirada, y me encamine dudoso.
Trague duro y subí a éste. Al lado había uno más grande temí que se volcara. Caminé hasta adentrarme hasta donde estaba Tom. Él puso en marcha el motor y éste se comenzó a mover. Me quedé inmóvil. Me sostuve de lo primero que había encontrado arriba de aquel techo. Supongo que la palidez del barco y la mía se habían sincronizado para quedar iguales. Temía que se volteara.
—¿ Q-que demonios estás haciendo?.- le dije tartamudeando. No encontraba el sentido. Me Asusté. El miedo tomó posesión de mi otra vez.
—Quiero bajarme Joder Tom!.- Le pedía en un grito. Y es que jamás me había cruzado como un loco como éste.
Dio un volantazo que hizo que éste se deslice hacia más dentro del mar. No. En ése momento no podía reaccionar sentía mi pulso latir con fuerza. Mi corazón se me saldría del pecho hasta estamparse contra el suelo. Y es que él se veía tan tranquilo, como si supiera lo que hacía.
El chico se dio la vuelta y me miró de reojo soltó una carcajada y tomó mi rostro entre sus manos.
Me besó ladeando su rostro su lengua tomó posesión de mi boca.
Magicamente me olvide del temor que sentia , me relaje un poco mas y solté un suspiro a causa de lo que hacía. Parecía sobrellevar y controlar todo cuando algo no estaba saliendo como él quería, lograba tener dominio en la situación. Mi cuerpo se relajó por completo, disminuyéndo aquella tensión que me había tomado desprevenido.
De repente se separó de mí y me llevó de la mano a uno de los asientos de copiloto. Lo miraba en todo momento parecia no preocuparse. Relaje mi cuerpo sentado al lado de él, y me sonrió coqueto , despues me guiñó un ojo..yo estúpidamente Sonreí y suspire al verlo.
Todos los pensamientos de temor desaparecieon al instante.
Comenze a notar su sonrisa pero también notaba que la cuidad detras de nosotros se iban alejando cada vez mas.
—Creí que te encresparias como un gato. -dijo con cierto humor.
 Yo sonrei estúpidamente bajando mi rostro soltando una pequeña risa.
—Te veias aterrado como si fueras uno de ellos cuando le temen al agua.-
Otra vez. Yo reí. ¿Se estaba burlando?
—N-no.-le respondí y soné no muy convencido.
Noté que me estaba tranquilizando pero..

—Flash back —

—BILL! ¿ Estas bien? Te duele?.- Le preguntaba el castaño viendo al pelinegro los moretones en la cara por la golpiza que le habian dado.
— Si, dejame ir! .- respondia el pelinegro alejándose de él, algo desganado.
—No! no! – el castaño le jalaba del brazo hacia el baño.
—Vete! No crees que fue suficiente?.- el pelinegro se enfadaba cada vez más ya que los demás se burlaban de la situación.
Ambos forcejearon hasta que llegaron al baño, luego de que no habia nadie, el castaño presionó su cuerpo contra el del pelinegro. Ambos se miraron fijamente.
—Q-que haces? Estas loco? Quitate! .- de un empujon el pelinegro hizo caer al castaño. El castaño resignado se fue del sitio, estaba harto de su comportamiento.

Fin del flashback.

..de repente sentia mi piel se erizarse al sentir una de sus manos en una de mis piernas cerca de la rodilla la deslizaba en la cara interna de ésta. Me estaba tensando y sentía un suave cosquilleo en todo mi cuerpo. Me miró y provocó que soltara un jadeo suave al notar sus dedos deslizarse por uno de mis pezones.
Se relamió sus labios, se notaba cómo se estaba acalorando por la manera en que me miraba. Noté que también había accionado un par de botones y luego su mano descendió hasta llegar a mi punto máximo de placer. Deslizó sus dedos por la longitud de éste a lo que eché mi cabeza hacia atrás soltando un gemido de desesperación.
Se sentó sobre mis piernas..Nos estabamos dejando llevar. Me había estremecido por completo cuando sentía sus labios besando mi cuello, éstos querían acaparar toda la longitud de éste. De momento a otro su lengua se deslizaba por mi cuello lo cual me había hecho gemir placenteramente estirando mi cuerpo, sus besos humedos viajaban por mi clavícula podía sentir nuestros miembros endurecerse, y rozarse entre sí por debajo de la tela.
Me subió la playera y quitó la suya rápidamente, noté que se paró y bajó sus pantalones. Me llevó con él arrinconandome contra una de las paredes del barco. Abrió mis piernas y exploró con sus manos mi piel acariciando aquella zona que había sido suya. Movia dos de sus dedos dentro y fuera con movimiento de tijera me deshice de placer. Luego lo sentí entrar dentro de mí me estaba embistiendo con más fuerza cada vez se deslizaba dentro de mi interior.. Sus manos estaban el mi miembro moviendolo repetidas veces. Despues sus penetraciones se hicieron más fuertes y rudas y yo gritaba gimiendo. Mi cuerpo reaccionaba al suyo y juntos sentimos el orgasmo.
Él se quedó quieto y besaba mi cuello sus mordidas se presentaban así como aquellos chupones que me hacía.
Nuestras respiraciones agitadas se habian calmado luego de un momento.
—Debemos irnos, precioso.- me murmuraba cerca del cuello el cual me daba algunos mordiscos suaves.
Pasados los minutos ya estábamos regresando. Subí en su automóvil camino a mi casa, al menos me había divertido en el día de hoy.
Al cabo de algunos minutos tocan el timbre..y al ver quien era.. No me lo podia creer

*FlashBack*

—No te quiero ver jamás!¿HAZ OÍDO, MALDITO? -Habló con enfado el pelinegro y empujó al castaño haciendo que éste caiga de culo al suelo. Por otro lado el castaño lo miraba sorprendido.
—ERES UN IDIOTA! UN MALDITO IDIOTA! -Gritó el pelinegro una vez más dándole una abofetada al castaño, éste por su lado se levantó y lo arrinconó contra la pared.
—¿Sabes, Bill? Te lo mereces! -El castaño habló enfadado y lo empujó suave después se dio la vuelta y lo dejó atrás.
El pelinegro se sentó en el suelo sollozando con la espalda apoyando la pared, se sostenía la nariz que sangraba, habían discutido por una estupidez y jamás volverian a verse y dirigirse la palabra. El pelinegro lo comenzó a odiar, pero no supo más de él y no quería saber de él. El castaño le había fallado y eso jamás se lo perdonaría.

*Fin del flashback*


Narra Dereck :

Estaba paseando por ahí en cuanto vi su figura, por pura casualidad..me gustaba su manera de caminar..su cabello. En fin, todo se resume a una estúpida obsesión que nació desde que le conocí.
Éramos buenos amigos pero él, él siempre se salía con la suya. Siempre hacía oídos sordos a mis concejos, siempre lo había protegido de aquellos quienes lo golpeaban por flacucho o debilucho..por estúpido ..por meterse con lo que no debía a sólo capricho.
Golpeé con el puño la mesa, recordando el momento en que enfrentó a kattie. No supo que hacer, y ése día se merecía ésa golpiza..y yo..yo ése día presencié el momento con los brazos cruzados y no me interpuse, se lo merecía. Así es como por arte de magia no me dirigió jamas la palabra. Pero nunca dejé ésta maldita obsesión..me consumía la existencia.
Aún habian cosas que no me dejaban dormir. En el pasado, jamás hubiera pensado que seriamos mejores amigos. Siempre desde que lo conocí habiamos sido amigos, siempre lo había protegido, nos cuidabamos como hermanos y nos defendiamos entre sí. Siempre lo deseaba en silencio, pero él nunca lo notó.
El destino quiso que él me odie, pero supongo que lo harían si su mejor amigo te deja sólo en el momento que más lo necesitas. Mi pensamiento era..” lo mereces, mereces ésto, mereces que te golpees una vez, que caigas..mereces saber cómo son las cosas..mereces la burla, la humillación. “

Narra Bill:

Estaba ella. Suspire al verla y varios recuerdos comenzaron a surgir en mi mente.
Ella tanto como yo eramos adolescentes en el pasado..ella tanto como yo nos amabamos. La distancia dolía. Me habló de lo mucho que me extraño..pero había algo de lo que me ha sorprendido oír.
” — Tienes una hija muy hermosa, tiene ocho años. “
Mi mente quedó en shock. La mire extrañado
Tragué duro y algo se me instaló en el pecho. A mis 25 años..ya era padre. Suspire hondo y traté de invitarla a unos tragos de vodka. Aún no me la podia creer..
Su nombre era Lucy su cabello castaño su piel blanca..sus ojos verdes. La foto me hizo sonreir como idiota.
Miré a lola y un escalofrío recorrió todo mi cuerpo, cuando de un momento a otro se me estaba acercando y me estaba besando. Automáticamente cerré los ojos y solte un suave suspiro, seguí el beso con más intensidad pero me separé rápidamente.
Qué había sido eso? Mis sentimientos se encontraban más que confusos. Me quede estático pero la miré a los ojos..
—¿Qué pasa Bill?, ¿Ya no te gusto?.- preguntó la pelirroja algo sorprendida cruzando los brazos-
—No es eso.- desvíe su mirada y carraspeé por lo bajo. ¿Qué debía decirle?
—Entonces ¿qué es? .- me pregunta y yo no encuentro resuestas para entregarle. Suspiro hondo y me armo de valor..
— Han pasado muchas cosas, y … lo siento.- la miro y en su rostro denota la tristeza justo de aquel último día en que la vi.
— Vaya. Entonces me largo de aquí.- me lo dice rápidamente, con una mueca de decepción y esquiva mi mirada , se levanta dándose la vuelta se va directo hacia la salida.
Le tomo del brazo y ella me mira sorprendida.
— No quiero causarte problemas, Billy, tu novia no tardará en llegar, lo siento si llegué en un mal momento.- Ella habla sonriendo soltanto una risa pero sé que nada es así que la dañé y se siente mal y ha sido por mi culpa.
—No, espera, no es así! .- le supluico con mi voz suave y rogándole con la mirada a lo que ella se safa de mi agarre y se marcha. Yo me le quedo viendo y me doy cuenta que..todo ha sido muy rápido..y ella se ha marchado diciéndome que se alegró verme, que me cuide …y tantas cosas más que no recuerdo bien.
Me siento en el sillon y trato de mirar hacia la nada.
De repente suena mi móvil. Aparece un mensaje de texto bastante extraño, pero cuando lo miro bien, comienzo a leerlo y..

Narra Tom:

Al llegar a mi hogar me puse a pensar como un idiota mientras miraba hacia el techo recostado en la cama..
Esto ya iba demasiado rápido. Debía ponerle fin a este cuento de princesas todo colorido y todas esas mierdas.
Descubrí que yo no era así, que esto estaba llendo demasiado lejos..¿Desde cuando me veía tan patético? yo había olvidado mis principios y eso ya no me gustaba.
Debía ser el que era, acostarme con mujeres , beber como un condenado y despertar con una mujer diferente cada noche.
Mientras reflexionaba sobre toda la situación noté que estaba en lo cierto, debia despertar de una maldita vez.
De repente oí a mis padres discutir y rápidamente me salí busqué mis cosas y me dirigí hasta mi auto, lo encendi y huí hacia ningún lugar. No quería soportar sus gritos ni quejas y más si mi madre actuaba como la santa.
De repente noté que llevaba dinero, así que me fui directo hacia un cuarto de hotel. Al llegar tomé las llaves no volvería hasta el otro día. Cigarrillos, bebida, mujeres y soledad. Mañana iría a buscarme una buena morena o rubia, que más da. Lo que fuere. Traté de buscar entre mi poco equipaje, papá trataría de llamarme y a él le respondería. Mi madre se había vuelto una cualquiera por más que sea hiciera la víctima yo no le responderia.
Encargué un par de pizzas pero me quedé mirando hacia la ventana, no tenia tv pero me compraría con el dinero que me enviarían mis padres.
Al pasar los minutos me quedé en el umbral observando la gente pasar, pero al notar esas piernas y ese escote mis sentidos se perdieron completamente allí mismo. Cruzamos miradas y luego…
Luego caminé hacia ella y le guiñe coqueto, se veia muy sexy con esa mini, mostrando sus piernas de modelo. No sé en que momento me tomo de la mano y me llevo con ella, entré a su cuarto y no se resistió a mí.
Al pasar los minutos la tenía ensima mío, me estaba quitando la ropa a tirones.
Me dejó acariciar sus pechos y jugar con esos pezones, pero luego me quitó el boxer y me estaba acariciamdo con las yemas de sus dedos cada centímetro de mi cuerpo. Se quitó las bragas y tomo con sus manos mi miembro y lo apretó moviendo al ritmo sus manos. Mierda..si fuera otro, se sentiría violado por ésta mujer. No sé cómo hizo pero se lo metió a la boca haciendo succiones y movimientos rápidos de arriba abajo, me sentía totalmente exitado. Al poco tiempo ya me estaba montando, entre jadeos y gemidos nos corrimos y yo dentro de ella.
Me dejó tan exhausto que al poco tiempo sentí que me dormiría. Al rato se oía que estaba usando la ducha.
 No pude resistirme así que camine hacia ésta.. Me encontré con una mujer enjabonandose.
Me pidió que entrara con ella así que lo hice, me deshice de mis prendas y entre con ella. Me encontraba detrás de su espalda y le acariciaba los muslos, pero ella movió sus caderas hacia atrás y le di una nalgada. Ella jadeó y logró que le de otra nalgada más fuerte. Me incitó a lo prohibido con los movimientos de cadera que hacía, logró que la tomara de éstas. Me tenía bastante exitado y ella lo notó. Me dijo que deseaba hacerlo, así que la penetré y me movi dentro y fuera de ella cada vez con mas fuerza y ganas. Ella ppr otro lado gemía deliciosamente. Mis manos fueron a sus pechos y los masajee mientras la embestía cada vez más com rudeza hasta que ambos soltamos sonoros gemidos corriendonos rápidamente.
Nos duchamos por segunda vez y salimos del sitio.
Le pregunté su nombre al menos debía saberlo, le dije el mío y ella me contó un poco más pero era reservada.
Tomamos café y me salí de allí hacía tiempo que no conocía a alguien como yo.. Pero debía irme, buscar al menos trabajo.. Nos fuimos fuera del hotel y ella me besó me deseó suerte apretando mis manos. Era algo raro que me trataran de esa manera.

Narra Bill :

Tom, me había invitado a salir ésta noche, joder, me sentía feliz por el simple hecho de que a su lado lo era.
 Le avisé a mi padre aunque tenía todo el día por delante, pero necesitaba salir, despejarme un poco las ideas confusas, el tema de Lola me había afectado más de lo que creía
Me duché, me alisté y después me encaminé por dónde conocía. Ahora me encontraba caminando tranquilamente, había comprado un helado de cereza y vainilla que era mi favorito.
Suspire hondo, nunca me hubiera imaginado ser padre a tan corta edad. Adolescencia y estupidez..fuimos presos de la locura.
 Me doy cuenta que con cada paso que doy pienso en ella. Pero ella es pasado.. Hago el intento de memorizar aquello últimas pero noto que pierdo el tiempo pensando en cosas estúpidas.
Me doy cuenta que he caminado demasiado y no sé en dónde me encuentro pero sé que conozco éste sitio, que alguna vez pasé por aquí.
Al cabo de algunos segundos siento cómo mi corazón se me detiene al instante y me invade un frío impropio que recorre mi espina.
Oigo luego sus latidos fuertes como si un martillo golpeara mi pecho y dentro de éste se halle un hueco haciendo eco. Me quedo mudo. No comprendo que sucede..y mi vista se comienza a nublar. Mis piernas me fallan, siento que caeré en cualquier momento..
Me arrodillo en un intento desesperado para no caer, siento que mis ojos se humedecen y no sé cómo las lágrimas recorren mis mejillas rápidamente.
Al ver a una pareja besarse y salir de la mano de un sitio que desconozco..Me quedo estático
confundido y no alcanzo a comprender nada de lo que veo.
 Me alejo de donde me encontraba..y corrí sin destino alguno. De repente no entiendo lo que sucede, me doy cuenta que nada tiene sentido..Cierro los ojos y reflexiono sobre todo lo que ha pasado.. Me siento en una banca, me invaden los recuerdos. Sollozo en silencio, no se si hay alguien mirandome pero las gotas caen sin detenerse, me siento débil. Siento que caigo. Caigo otra vez en esa zona que alguna vez caí.
Despierto por el sonido de mi móvil y me doy cuenta que era de noche, porque al mirar la ventana sólo me encuentro con un cielo oscuro con aquellas estrellas brillando. Recuerdo cuando vine hasta aquí corriendo, no deseaba ver a nadie.
 Abro mi móvil y noto que era un mensaje. Me doy cuenta que me he quedado dormido.
Siento que me derrumbo una vez más al leer aquello.
—”Precioso, alistate que pasaré por ti en menos de una hora.”
Mi cabeza comenzó a dolerme, mis ojos se humedecieron recordando aquel momento. Quería que todo hubiese sido un mal sueño pero no lo era.
La vida tiene altos y bajos, tambien desiluciones.
Aún recuerdo aquellos momentos felices a su lado, pero de repente se me viene ésa imagen nuevamente invadiendome. Tom estaba besando a aquella mujer, como cuando lo hacía conmigo. Sentí repulsión por un momento, mi cuerpo comenzó a temblar. No podría perdonarlo tan fácilmente aunque él no sabía que estuve allí observando aquella escena. Alcé mi cabeza y miré hacia arriba intentando contener aquéllas lágrimas que querian salir.
 Suspire hondo y al cabo de unos segundos estaba respondiendole. Ésta noche me emborracharia y también haría cosas estúpidas.
Envíe el “Ok” típico, no tenía ánimos así que me busqué unos lentes negros y esperé a que él llegara y tocara la puerta.
Entre tanto, me había puesto pensativo. Descubrí que no éramos nada, descubrí que no tenía derecho a reclamarle absolutamente nada. Aunque él cree que es mi dueño, cree que puede manipularme..cree que soy ingenuo.
 Me tiro de espaldas a la cama y noto que habían pasado los minutos rápidamente. Suspiro hondo, me sorprende el sonido del timbre sonando y me levanto desganado.
Salgo de mi casa pero él me mira y me sonríe como si nada habría pasado, se ha recortado la barba y veo que luce mejor que yo.
Me mira y me pregunta porque no me he arreglado, mi escusa de que no tenia nada que ponerme lo soluciona.
Nos dirigimos por la carretera y mientras tanto llamo a mi padre avisándole donde iré y con quién. Noto que el chico me mira, me examina con la mirada como preguntandose el porqué de algo. Lo miro y en su rostro denota preocupación.
—Bill. – dice y no me quita la mirada de encima.
Lo miro y no le respondo.
—¿Te encuentras bien? .- en sí, él habló preocupado, lo pude notar a simple vista y por sus palabras. Le respondo que sí y espero que lleguemos al sitio indicado.
Al momento de bajar noto cierta tensión en el ambiente, le finjo una sonrisa y paso delante de él dirigiendonos hacia el night club.
La música sonaba alto y me dirigí hacia la barra, instalándome allí. Pedí algunos tragos y comencé a beberlos de un rápido golpe. Carraspeo pero noto que éste segundo me hace efecto, mis piernas se adormecen de a poco y no me importa beber unos cuantos más.
Me doy cuenta que he bebido más que suficiente pero busco a Tom con la mirada ya que al no verlo cerca mío me preocupo un poco. Al no encontrarlo, camino y una mujer me toma del brazo. De repente veo a Tom, está bailando con una morena, ésta baila y veo que le susurra algo en el oído. Noto que no estoy soñando..que la mujer lo besa y él la arrincona contra la pared. Mi cuerpo tiembla.. retrocedo un poco y alguien me toma del brazo, me lleva no se a dónde.
De repente, no se porqué, siento que caigo, todo se tornó oscuro rápidamente sin planearlo.
—Estoy aquí, no te dejaré nunca. -Esas fueron las palabras del castaño, sosteniéndolo a Bill entre sus brazos. Sus manos se deslizaron por la mejilla de él, de un momento a otro lo estaba rodeando con sus brazos.
Bill se había desmallado y se encontraba inconsciente.
—Aquí estaré, cuidaré de ti.- Le dijo el castaño mientras lo veía adormecido.
Besó su frente y lo tomó entre sus brazos, curbiendolos con éstos.
Lo metió a su auto con dificultad, el chico tenía planeado llevarlo de regreso a su hogar ya que con el estado del que se encontraba Bill, le daba pena dejarlo allí.

Narra Bill :

Despierto en mi cama, y aún no comprendo la razón pero tengo la misma ropa de el día anterior. No recuerdo cómo es que llegué o que fue lo que pasó. Mi aliento sabía a alcohol y me sentía pésimo.
Algo no andaba bien. Rápidamente busqué mi móvil comencé a releer los mensajes que tenía. Comienzo a recordar ése momento.. Él me dejó sólo toda la noche. Recuerdo una voz..de no se dónde, esa voz me era muy familiar.
Todo ha sido muy confuso, pero es hora que le deje ir. Me miro al espejo y arreglo mi imagen, después me coloco vestimenta para la ocasión.
Llamo a Lola en un intento de disculparme por lo ocurrido, le cuento absolutamente todo pero en cuanto corto me doy cuenta que debo llamar al chico con quien estuve, el que desconozco totalmente.Lo llamo y noto su nerviosismo del otro lado de la línea, sabe que lo he descubierto, que nada es como él parece decirme. Me pide perdón por razones que desconozco, trata de inventar excusas extrañas. Respiro hondo y cada palabra que él me dice siento que está mintiendo. Suspiro, respondo que no quiero seguir viéndole, que todo ha acabado. Le corto rápidamente la llamada intentando contener las lágrimas. Pienso sobre todo lo que pasé a su lado, aquellos recuerdos.
Aquel día en el que aprendí, que las rosas por más hermosas que sean, también tienen espinas. Cuando lo vi con aquella mujer, comprendí todo. Aquellas cosas del destino no serán más que lecciones me regala la vida.
………………………………….
NOTAS FINALES:
Hola, les agradezco que me hayan acompañado hasta aquí.
Sepan disculparme porque ésta es la primer historia que escribo, soy nueva en éste mundo de la fan fiction.
Debo decirles que tengo escrita la versión extensa y con algunos cambios,
[ aún no está terminada ] El título es el mismo y les aseguro que les va a encantar.
Asi que no se preocupen, aunque aún no está terminada y me lleva tiempo terminarla. 
Quiero disculparme con ustedes, ya que ésta historia escrita aquí siento que es  muy corta pero en la versión extensa quise experimentar cambiando algunos cap. Supongo que esperaban más de ésta historia, pero si leen la versión extensa no se arrepentirán. Muchas gracias, Katnistz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.